SÍGUEME
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Pinterest Icon
  • Grey Instagram Icon
POSTS RECIENTES

October 23, 2016

Please reload

BÚSQUEDA POR TAGS
Please reload

Como hacer un detox y no morir en el intento

3 Oct 2016

Este setiembre ha estado intenso. Era la vuelta de vacaciones, y para mi, el principio del año. Y bueno, las fiestas, los reencuentros, las comidas, las cenas...me han pasado factura. No sé si también tenga un efecto el que mi cumpleaños sea en octubre y que anualmente por estas fechas me entre la neura del envejecimiento, la eterna pregunta de qué quiero ser de mayor, qué vida quiero vivir... Pero el caso, es que me puse seria el fin de semana y me dije, es septiembre, llega octubre, cumples 31, tienes que cuidarte y, ¿por qué no? empezar por un detox.

 

El reto: 3 días de detox de jugos.

 

Está heavy pensar que durante 3 días solo me voy a alimentar de jugos de frutas y verduras. 

Nada caliente.

Nada sólido. (Al menos, en principio 😅)

Durante 3 días.

 

Mi objetivo con este artículo, es simplemente compartirte mi experiencia, los trucos que aprendí y animarte a que también lo hagas porque, después de mucho sufrimiento, a mi me mereció mucho la pena y creo que a cualquiera le puede venir bien.

 

¿Porqué hice el detox?

Llevaba demasiados fines de semana saliendo, bebiendo y malcomiendo.

Tenía el estómago inflamado y sentía permanente malestar.

Me veía la piel insana y con granitos.

Sentía inflamación general en mi cuerpo.

 

¿Cómo fue mi experiencia?

Día 1

El primer día empecé con fuerzas. Qué ganas tenía de desintoxicarme, de eliminar de mi cuerpo y de mi rutina todo tipo de tóxicos, químicos, proteínas animales, azúcares y cereales. 

Sí es verdad que el frio fue una cosa que me estuvo acompañando durante todo el viaje, pero te comparto un TRUCO: BEBER AGUA CALIENTE. No quería beber té porque tampoco quería ingerir ningún tipo de cafeína o teína. Normalmente si se te permite tomar manzanilla o infusiones de otro tipo, pero quería ser lo más purista posible y solo tomé agua. 

Fui y volví andando al trabajo pero no hice yoga. Te recomiendan no pasarte con el ejercicio, porque de por sí es un proceso fuerte por el que está pasando tu cuerpo y no debes forzarlo esforzándote extra.

Luego, sí que a las 9 o 10 de la noche, ya estaba muerta y me quería acostar, pero no te puedo explicar lo BIEN que dormí. Hasta las 8am del día siguiente. ¡Diez horas! Flipa. Como bebé.

Así que, la verdad es que mi conclusión de ese primer día es que lo superé fenomenal.

Un día es un día, y ya había superado una tercera parte de la experiencia.

 

Día 2

Ahí estaba yo, 8am, ya empiezo a sentir el vacío en mi estómago. Adelanto mi primer jugo del día y me voy a trabajar. También es verdad que el martes fue un día intensito de chamba, pero bueno, es la vida y hay que seguir.

El frio seguía ahí, pero conociendo ya mi truco del agua caliente lo aguanto mucho mejor.

Empiezo a echar de menos el comer algo sólido. Es curioso, pero hay algo en eso de morder, masticar, tragar y digerir que está tan integrado en nuestras dinámicas que ni lo pensamos. El caso es que aguanto todo lo que puedo, pero a eso de las 6 y media, 7 de la tarde, no me puedo controlar y me preparo unas rebanaditas de aguacate aderezadas con pimienta para que no fuera tan aburrido.

TRUCO: Si te ganan las ganas de comer como me pasó a mi, piensa en esta regla general a la hora de elegir qué comer. Buscando respetar al máximo la dieta que estás haciendo, escoge alguno de los alimentos de los jugos que estás tomando, o, al menos, que sea CRUDO, VEGANO y ORGÁNICO. Hagas lo que hagas, si respetas esas 3 características, no podrás estar interrumpiendo tanto el proceso de desintoxicación.

De nuevo, fui y volví andando al trabajo pero tampoco hice yoga.

Pero, ya iba por el 66,6666666666% del reto superado y me sentía bien por estar respetándolo a él y a mi misma. Eso sí, de nuevo a las 22hrs a la camita y again, dormí como un bebé.

 

Día 3

Creo que este día desperté a mi novio con los rugidos de mi estómago a las 6 de la mañana jajajaja pero ambos hicimos caso omiso, me negué a adelantar de nuevo 2 horas el primer jugo del día y seguimos durmiendo.

A media mañana me mareé un poco en la oficina y decidí volverme a casa en scooter en vez de andando.

Un poco preocupada, volví a comer sólido. Esta vez una zanahoria.

Para este momento, el frio ya estaba bien metidito entre mis huesos. Iba con calcetines gordos, jersey de lana y bufanda al cuello por mi casa. Más agua caliente. Más echar de menos, no solo el morder y el masticar, sino el comer algo cocinado, calentito. Soñaba con una sopa.

Pero no. Me negué. Quería respetar el detox hasta el final.

Además, esto ya no era algo solo físico. Mentalmente me sentía más alerta, la mente limpia, súper creativa con todo en del trabajo, con awapola, y sentía mucha claridad en mis relaciones de amor y amistad. No quiero que parezca que fue una experiencia mágica, pero desde luego sí muy esclarecedora.

Creo que el TRUCO del tercer día, es más bien, el de ACEPTAR lo que te está pasando, dejarlo venir a ti, tomar nota de los APRENDIZAJES, irte a dormir pronto y proponerte que el día siguiente no sea el día de comértelo todo, sino de ACTIVAR el plan y, por ejemplo, solo comer lo que te va a sentar bien.

 

¿Qué aprendí y qué sentí?

1. Puedo hacer y conseguir todo lo que me proponga

2. Claridad mental

3. Sueño limpio y reparador

4. Mejora del estado de mi piel

5. El estómago desinflamado y tracto digestivo limpio y activo

6. Bajada de peso y desinflamación del cuerpo en general

7. Dejar las harinas refinadas, la cafeína y los azúcares no es tan difícil y los resultados se notan muy rápido

 

Conclusiones pues. Te animo a que lo hagas. Una vez al año esta bien. Elige una fecha que te venga bien a ti. Para mi septiembre está perfecto, no solo por lo de mi cumple, sino porque desde el colegio siempre siento que el año empieza más ahí que en enero. Además, no sé si tendrá que ver con la caída de las hojas y los colores del otoño, pero siento que es el momento perfecto para volver a empezar, para renovarme, para convertirme más en la persona que quiero y busco ser.

 

¡Ahh! Y si puedes, no salgas a cenar el cuarto día. Cena en tu casa, tranquilit@, sano, calentito sí pero sin grasas ni alcohol. Será mucho menos shock para tu cuerpo. Yo no pude hacer esto, porque tenía un compromiso, y ni te explico lo que lo noté al día siguiente.

 

¡Un abrazo querid@ amig@!

ÚNETE AL MOVIMIENTO

#NoMasQuímicos

#VuelveALoNatural

#CuídateMímateQuiérete

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload